Noticias

Centro de Investigaciones Interdisciplinarias sobre Desarrollo Regional 

 

ciisder proponen investigadores de colombia soluciones para el desabasto de agua potableLa escasez de agua, abundó, siempre se va a generar, por lo menos en esta época que estamos viviendo en el mundo, el ser humano siempre va a ser afectado ya sea por la falta o el exceso del agua, pero, insistió, “hay que identificar cuáles son esas capacidades para adaptarlos a esos cambios y poder avanzar”.

Andrade Ayala junto con sus cinco compañeros investigadores participaron en el Seminario Binacional México-Colombia de Avances de Investigación sobre Gestión del Territorio, que se celebró este miércoles en instalaciones del Centro de Investigaciones Interdisciplinarias sobre Desarrollo Regional (Ciisder) de la Universidad Autónoma de Tlaxcala (UAT), donde compartieron conocimientos y experiencias de los trabajos que están realizando en esos temas.

En el caso de Samir Joaqui Daza, doctor en Ciencias Ambientales e investigador principal del Proyecto Aquarisc, comentó que este trabajo busca identificar la vulnerabilidad de los abastecimientos de agua potable ante el cambio y la variabilidad climática. En Colombia el agua se toma de las fuentes superficiales, pero si bien existe una disponibilidad de ese recurso, los problemas por exceso o déficit de agua hacen que no llegue al 70 por ciento de la población del Cauca y en muchos sectores lo que llega no es de calidad.

“Estamos identificando en la empresa prestadora, en el acueducto que es la infraestructura como tal que está distribuyendo el agua a los usuarios algunas acciones que han permitido optimizar los recursos para mejorar la calidad del agua, en la fuente donde nace el agua. En la sierra o en la montaña, trabajando con actores líderes de las zonas que también han permitido incorporar estrategias que están mejorando las condiciones del agua, y en los usuarios identificando prácticas de ahorro y uso eficiente para que las personas que están consumiendo el agua también tengan la conciencia y el modo de actuar en términos eficientes y evitar el despilfarro del agua”.

En este sentido, Diana Marcela Ruiz Ordóñez, candidata a doctora en Ciencias Ambientales de la Universidad del Cauca, refirió que una estrategia que se aplicó para el ordenamiento y manejo del agua son los Comités de Consejos de Cuenca, que son integrados por diferentes miembros que representan a instituciones, a sectores productivos y al rural.

“Sin embargo, aunque ese es el elemento que se tiene identificado desde la política, no ha tenido la pertinencia ni el alcance que se necesita para lograr que desde las comunidades se logre acoger estar iniciativas que se han priorizado a las condiciones de disponibilidad hídrica de las regiones”, observó.

En tanto, Nabi del Socorro Pérez Vázquez, profesora de la Universidad de Córdoba, comentó su experiencia en el diseño de programas de educación ambiental para el manejo de humedales en la zona de Córdoba.

Este, abundó, consistió en un trabajó muy fuerte con la comunidad para hacer el manejo de humedales, pues había poblaciones donde tomaban prácticamente el agua de esas ciénagas para todos sus servicios, aunque no tenía las condiciones de la calidad, pese a que la cloraban.

Ahí, anotó, el programa de educación ambiental implicó asesorarlos para que no consumieran el agua, abundó la investigadora, quien destacó que en Colombia, desde la universidad se han hecho muchos avances de información ambiental para el uso del recurso hídrico.

A su vez, Carmen Cecilia Ángel Hoyos, doctorante de la Universidad Surcolombiana de Huila, refirió que ha trabajado con proyectos escolares para estudiantes de 5 a 17 años, denominados Proyectos Ambientales Escolares (Praes), sin embargo, una problemática que ha enfrentado es que se dice que lo deben manejar los docentes de las ciencias naturales, pero las temáticas son muy largas y los dejan allá y si les alcanza el tiempo lo abordan.

Ahora, señaló, lo que se pretende hacer es un modelo que integre la educación no formal, es decir, que les permita ir a sitios que tiene patrimonio cultural para enseñarles a los niños desde pequeños qué comportamiento deben tener proambientales para evitar dañar el ambiente que les rodea.

En tanto, Juan Pablo Martínez Idrobo, investigador de Proyecto Aquarisc, consideró que para combatir esta problemática la sociedad civil juega un papel importante, pero que advirtió que en la teoría de las fuerzas sociales existen cuatro grandes vertientes, el Estado, la ciudadanía, el conocimiento y el sector productivo, “pero todos a la larga somos sociedad civil”.

“Para solucionar el problema del agua potable tenemos que reconocer al otro para que cada quien cumpla su función, es decir, no hacemos nada si en nuestros hogares somos absolutamente conscientes del uso eficiente e implementamos buenas prácticas en temas sanitarios, hacemos participación y control ciudadano, si no tenemos el componente del Estado, el componente del conocimiento y del sector productivo, alienados”.

Nota publicada:
Proponen investigadores de Colombia soluciones para el desabasto de agua potable

La Jornada de Oriente-Tlaxcala - 03/04/2019